El sofá es ese punto de encuentro para la familia, el lugar favorito de la casa para reunirse; el sofá está presente en casi todos nuestros momentos familiares importantes, disfrutamos en él con nuestros hijos, amigos, descansamos con nuestra pareja, vemos nuestras películas favoritas.

Por eso es importante que cuidemos de esta pieza del hogar, y la mejor forma de hacerlo es con unas buenas fundas para sofás, las fundas para sofá son esas cubiertas con las que se envuelven el sofá para protegerlos y conservarlos de cualquier situación o percance que pueda ocurrir.

Normalmente estas fundas están confeccionadas en poliéster y algodón, lo que nos proporciona la resistencia del poliéster combinado con la suavidad del algodón, las fundas para sofá cumplen dos funciones.

La primera es la de proteger, es una de las principales razones por las que compran las fundas, con ellas estaremos protegiéndolo de huellas o marcas de zapatos, polvo,, roces, manchas, pelo de las mascotas, etc.

La segunda función es la de redecorar o renovar, cada cierto tiempo es necesario implementar pequeños cambios en la decoración, muchas veces estos cambios no se pueden llevar a cabo, sin contar con un sofá nuevo, y no podemos estar cambiando el sofá cada vez que redecoremos.

Las fundas para sofá son una excelente opción, además de ser más económica, tendremos un sofá nuevo, con estilo renovado en poco tiempo.

Tipos de fundas para sofás

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de fundas que puedes adaptarlas según tus necesidades, podrás encontrarlas en una gran variedad de colores, estampados, tejidos, diseños y con diferentes medidas a elegir, según el tamaño de tu sofá.

Están las fundas elásticas ajustables, están compuestas de una pieza de tejido elástico que cubre el mueble en su totalidad, poseen una goma que pasa por debajo de los cojines, esto hará que la funda no se mueva y quede fija en su sitio, las hay para sofás de 1, 2, 3 y hasta 4 plazas.

Fundas elásticas dúplex; están compuestas por dos piezas de tejido elástico que cubren el sofá íntegramente, la diferencia de estas fundas con las ajustables, es que para colocar una funda dúplex es necesario que los cojines del asiento del sofá se quiten.

Fundas para sofá universal; se adaptan al sofá mediante lazos y cintas, y por último tenemos las fundas para sofá prácticas, que no cubren por completo el sofá, solo los asientos, respaldo y los brazos.