Si hay una avería que amerite cambiar el cableado, asegúrese primero si es necesario que lo haga de toda la pieza o si es solo un parte. Al sustituir dicha sección, es importante que si lo hará usted solo esté verdaderamente capacitado, de lo contrario es preferible que lo haga un profesional. Si la instalación no es hecha correctamente se corren muchos riesgos, incluso es posible dañar todo el sistema eléctrico.

Sustitución del cableado

Si no es un experto, pero tiene los suficientes conocimientos de mecánica como para obtener buenos resultados, es posible que siguiendo algunos pasos pueda reponerlo usted mismo. Empezando por usar cables lo bastante largos para los accesorios y de preferencia siguiendo el mismo enrutado, eso le permitiría utilizar los mismos ganchos y arandelas.

Las arandelas deben tener espacio para el cable nuevo, puede ensancharla con la ayuda de un destornillador, pero teniendo cuidado de que no se dañe el aislante. Recuerde que al pasar un cable por un agujero nuevo deberá colocar una arandela.

Algo bastante problemático es conducir un cable por un enrutado difícil, si es preciso hacerlo aproveche de pasar uno extra, podría servirle para algún otro accesorio. Como dicho cable no estará conectado, cubra el extremo suelto para no propiciar un cortocircuito.

A veces sucede que no se sabe cómo identificar el tamaño de los cables, pero solo es cuestión de seguir su numeración. Esta se rige por dos, el primero corresponde al número de los filamentos y el otro al diámetro en milímetros de cada uno de los filamentos. Para conectar los cables debe quitarles el aislante, al menos 19 milímetros a cada cual, torcerlos conjuntamente y después presionarlos hasta compactarlos.

Es recomendable que los suelde para que no puedan separarse, mientras menos soldadura utilice mejor (para no hacerla muy luminosa), y, por último, coloque la cinta aislante en la unión. Deslice una funda de aislante en el cable para insertarle la horquilla, después de pelarla sujete los filamentos en el interior del conector. Al otro lado del conector lleve los filamentos hacia atrás y hacia abajo, manteniendo la hoja del conector arriba y así evitar que la soldadura ingrese a la pala.

Ya solo queda soldar el conector para que se afirmen todos los filamentos de los cables, que se enfríe el conector y volver a enfundarlo. Los cableados no suelen ser tan caros, sin embargo, dependiendo del modelo del coche a veces son problemáticos para encontrar el modelo justo.

No obstante en una página web como www.piezasdesegundamano.es en la que es posible hallar una multitud de empresas colaboradoras distribuidas por toda España, puede encontrarlos fácilmente por la variedad que ofrecen, además de otros servicios.