Cuando se es niño una de las sensaciones más increíbles es recibir un juguete de regalo, a medida que se crece se les da acorde a la edad. Llega el momento en el cual se comienza a recibir un par de calcetines con una que otra golosina, y está bien, hasta que de repente nos están regalando toallas de baño sin ninguna golosina. A continuación se muestran algunos juguetes perfectamente adaptados para los grandes.

Lego sobre ruedas

Este ha sido durante años uno de los juguetes más famosos y queridos del mundo, se han hecho infinidad de modelos de estos pequeños bloques. Siempre hay una manera de llevarlos un poco más allá; cuántos no se han imaginado, por ejemplo, construir su propio vehículo pero no se llevan bien con la mecánica. Con lego podrán probar que hacer un coche puede ser un juego de niños, si no se ahogan entre tantas piezas.

Son horas de trabajo, mucho esfuerzo y miles de piezas:

McLaren Senna: su nombre es en honor al tricampeón de Fórmula 1 Aytor Senna. Este modelo se presentó al público en 2018 y solo existen 500 unidades. Fueron alrededor de 5.000 horas para ensamblar 467.854 piezas y superó por 500 kg el peso del coche real, aun así el detalle más llamativo son sus puertas estilo gaviota que abren con total naturalidad.

Bugatti Chiron: se construyó con un equipo de 16 especialistas entre diseñadores, mecánicos y electricistas que trabajan para el parque LEGOLAND. Lo más espectacular es que el coche se mueve, se sometió a prueba en Wolfsburgo, Alemania, donde se probó la versión original del coche. Se necesitaron alrededor de 1.000.000 de piezas y ameritó 13.438 horas de trabajo; alcanzó a pesar 1500 kg.

Volkswagen T2: quizás no se recuerde con ese nombre; sin embargo, si conocen la Kombi resulta que es el mismo modelo. Llegó a ser muy popular a nivel mundial por ser compacta pero muy cómoda. Esta réplica requirió de 12 profesionales durante 6 semanas para hacer sus 5 metros de largo por 1,9 de ancho y pesó 700 kilos.

Ford Anglia: la mayor parte de las personas gusta de Harry Potter aunque sea en secreto, así que muchos recordarán el coche volador de la familia Weasly. Utilizaron 500.000 bloques y tardaron 920 horas. No es el más bonito de todos pero sí el más curioso.

Estos coches puede que solo necesiten de una limpieza sencilla para retirar el polvo; no obstante, uno real necesita de diferentes cuidados. Cuando las averías se sobre pasan lo mejor es salir de él, entrando en cochesparadesguace tendrá la oportunidad de obtener una tasación gratuita y sin moverse desde donde esté.